martes, 6 de octubre de 2009

Lenguaje e inteligencia artificial

Leonora Carrington, Templo del Verbo, 1954




El idioma, como todo en esta vida, como la vida misma, es un proceso. Eso me quedé reflexionando después del texto de la semana pasada en este Parque del Ajedrez, de las conversaciones posteriores con varios amigos y de la muerte de esos dos grandes cantores de nuestra lengua que fueron —y serán siempre— Mercedes Sosa y el poeta Cintio Vitier. Un proceso, es decir, según la Real Academia Española, la acción de ir hacia delante, el conjunto de fases sucesivas de un fenómeno natural o una operación artificial. En pocas palabras, algo cambiante e indetenible.
El castellano que hablamos dista mucho —es obvio— de aquel con que Cervantes redactó en el siglo XVII El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Como dista el castellano “culto” del coloquial, el coloquial del marginal, el hablado en España del de América, el de cada país de nuestro continente del que usa su vecino más cercano, el de cada región dentro de cada país, y el espánglich del inglés y del español. Es el idioma, efectivamente, una herramienta de comunicación que funciona mientras cumpla esa primera premisa: comunicar y, en ese sentido, acomoda sus reglas, leyes e inteligibilidad en cada uno de esos contextos.
Las nuevas maneras de comunicarse los jóvenes, que a veces nos escandalizan, están inmersas en procesos mayores, globales: procesos naturales, sociales, tecnológicos. “De la escritura/ sólo el apocalipsis/ nos acompaña” leí en el Haikú del día, una de las mejores aplicaciones de Facebook, poética, para que no se diga que todos son tests tontos y boberías para perder el tiempo inútilmente. Y tal vez es cierto: estamos en la antesala del aparente desplome —o reconfiguración— del concepto de idioma que teníamos hasta ahora. Y no sucede solamente en la lengua de Cervantes sino en todas, porque los mencionados procesos son mundiales.
El futuro de esto que llamamos elegantemente Humanidad parece ser el tránsito inevitable hacia la inteligencia artificial; ésa es la misión del homo sapiens como especie: crear las condiciones que lleven a ese paso, que será la única posibilidad de que los códigos matemáticos en los que se basa el Universo trasciendan su fin y garanticen su ulterior refundación. Lo que antes denominábamos ciencia ficción —de Verne a las odiseas espaciales y la robótica— ya es parte de la realidad aunque a veces nos neguemos a aceptarlo, apegados como estamos a lo que creemos “nuestro”.
Según el budismo, esa milenaria filosofía oriental, la humana es una condición de sufrimiento debido a nuestra dificultad para comprender que todo es transitorio, que la vida es un río que fluye y al que es imposible detener. Esa incapacidad tiene su fuente en los deseos, los apegos, las resistencias, la idea de la posesión. Superarlos, librarnos de ellos, según Siddharta Guatama —o sea, Buda—, es romper el ciclo del sufrimiento y poder aspirar a un estado de total liberación. Claro que a los occidentales, tan cristianos —en todos los sentidos—, nos han enseñado lo contrario: existir es poseer y lo que no se desea, no se alcanza. Y lo que no se defiende, se encadena o se aprisiona, se va… Esfuerzo inútil, porque el destino de todo es irse, deshacerse como las “estelas en la mar” de Machado.
La otra trampa es el ego. ¿De dónde ha sacado el hombre —y la mujer— que es la cumbre de la Creación, el hijo predilecto de Dios? Esa idea del “animal superior” es exactamente igual a la de la “raza aria”, en todas sus connotaciones y consecuencias. Por eso abusa el ser humano de la Naturaleza y se cree un diosecito yuppie que puede despreciar su entorno y a sus compañeros de viaje, que puede parar o acelerar a su antojo el mundo, que puede poseer o desechar a su libre albedrío, tremendo concepto.
Todo tiene fijado su principio y su fin, su alfa y su omega, al menos en este ciclo y en estas dimensiones que habitamos. Incluidos la biodiversidad, la Tierra, la galaxia, el Universo. Lo demás es arena donde llevar a cabo el teatro de operaciones, la película de Dios. Salvando las distancias, cuando concebí “Un puñado de cenizas” —ese cuento tan desperdiciado que es lo mejor que haya escrito en los días de mi vida— o la novela Espejo de tres cuerpos, tenía claros los nudos principales, sabía cómo empezaba y cómo terminaba cada historia. Sin embargo, el resto, el relleno, fue surgiendo en el transcurso de la escritura.
Los personajes nos llevan por sus propios caminos, imprevisibles. Lo mismo ha de pasarle a Dios, al Universo, a como quiera llamársele a esa esencia superior que determina no sólo el camino del Cosmos, sino cada una de nuestras minimérrimas existencias. El Big Bang, como todo comienzo, determinó el final, porque en estos planos de existencia en los cuales se mueve la vida humana, todo lo que comienza irremisiblemente acabará. Y el idioma —ése al que algunos han llamado “nuestra patria”— es una de esas cosas perecederas porque, como dicen en México: “todo, por servir, se acaba”.
Dentro de un tiempo —posiblemente largo—, nadie necesitará comunicarse a través de una lengua sonora, rítmica, pletórica en sinónimos y frases bellas —que entonces serán inútiles, imprácticas, arcaicas—, sino a través de códigos funcionales que ya empezamos a aprender como si fuera un juego. Cuando chateamos, no decimos “qué gracias me da eso” sino que ponemos una carita sonriente o una bolita que se destartala de risa arrastrada por el piso virtual del dibujo que es. Emoticones les llaman. Cuando nos despedimos, ponemos el emoticón con mano que dice adiós o miles de representaciones parecidas que pueden “bajarse” de internet o copiarse de nuestros interlocutores, o sea, los otros chateadores.
“Esto es un guiño”, me dice Gloria y escribe ;) . Yo sé que es un guiño pero todavía me cuesta “verlo”, identificarlo como tal. Cuando nos liberemos de los apegos visuales, podremos mirar con mayor claridad porque la vieja máxima de “Ver para creer” va transformándose en un “Creer para ver”. Entonces, no sólo observaré el guiño de Gloria; también sabré que todas las cosas que no veo están contenidas en mi software —llámese conciencia, alma, inteligencia—; que allí viven y seguirán viviendo aunque los ojos las extrañen.
Tal vez eso que ahora nos parece un galimatías alfanumérico —y que realmente no es tan raro para quienes se especializan en las ciencias exactas— sea sólo una nueva manera de renombrar las cosas, como aprender otro idioma. Con el tiempo, todos sabremos que dos puntos y un paréntesis es una sonrisa; que dos puntos, apóstrofe, paréntesis que abre es llanto incontrolable, y que paréntesis con P mayúscula te saca la lengua. Esto entre miles de comandos que los muchachos (y los no tan jóvenes) repiten ya de memoria, automáticamente, interiorizado, en cualquier mensaje escrito como un idioma nuevo. Dígame usted si no vamos como Juan que se mata —símil cubano de la celeridad— hacia una escritura de otro tipo. Como mutamos, sin apenas percibirlo, para incorporar a nuestra anatomía los cambios necesarios para sobrevivir, por ejemplo, a la contaminación ambiental.
Como la materia, que no se destruye sino que se transforma, así es el idioma. Nada será mejor o peor, simplemente responderá a las funcionalidades de cada época o fragmento social. Yo tengo fascinación por la palabra —eso no es noticia— y creo que todavía, muy a pesar del reggaetón o los mensajes de texto, por muchos años seguiremos tejiendo hermosos trabalenguas, leyendo buena literatura, solazándonos en la sinonimia y la metaforización más dignas. Aunque sea nuestro “placer de viejos” y a los más jóvenes no les transmita mucho. No se agobien de antemano; recuerden que, como dijo el chinito Lao Tsé: “Cuando un camino llega a su término, cambia; después de cambiar, sigue adelante”.

15 comentarios:

Tango dijo...

Odette,
Estoy impresionada con tu texto. Todo lo que mencionás son cosas que vengo pensando hace un tiempo y que se convirtieron en material de mi escritura (incluso el Big Bang, las dimensiones paralelas, los "dioses yuppies"..). Te referís a un nuevo lenguaje surgido como consecuencia de los adelantos técnicos. Y yo pensaría también la calidad de este lenguaje, en el sentido de que es un lenguaje móvil y vertiginoso en donde la convención que requiere la comunicación se da con otros ritmos y otros tiempos.. vamos a ver qué pasa. pero lo que es seguro es que no se puede deguir haciendo literatura de la misma manera que antes... o sí, pero solo por un tiempito más..

Anónimo dijo...

Querida amiga, sagaz artículo,no recordaba el aforismo de Lao-Tsé, chinito de Zanja y Manrique, también muy apropiada para Cuba...
abrazo con asterisco de oro para ti,
pepe prats

Nancy Estrada dijo...

Pienso el alma "humana" es INSUSTITUIBLE, lo que sucede es que cada vez la alimentamos menos. Y nos dejamos "arrastrar" por algo que se nombra "identificacion"?!!!! parecernos a, tratar de ser igual a, competir con y otros etceteras que nos alejan cada vez mas de nuestra imagen en el espejo. "ergo sunquesun" jijijji
Me place repetir que soy 'UNA MUJER DE OTRO TIEMPO' que se adapta a "la modernidad" me fascina la tecnica que nos hace, digamos, la vida mas comoda.
Pero, ay los peros! particularmente no voy a paginas "virtuales", no sustituyo el dialogo sabroso, no paso horas interminables delante de "la maquina".
Toda generacion responde a "su tiempo"...
Dependera de las huellas que dejemos.
Un abrazote y no te canses
Nancy

el goty dijo...

me remito luego de leer tu texto a parafrasear un dialogo de una pelicula de aventuras que paso como tantas, sin penas ni glorias, en dicho dialogo un intelectual "pesadito y creidito" se ofendia por la atencion que generaba un joven hacker y que por ende lo sacaba del estrellato a el, y de paso dudaba de la capacidad del joven para resumir la tarea que de el se necesitaba. El joven le pregunta: cuantas lenguas usted habla?; el catedratico le responde:- actualmente hablo seis idiomas a la perfeccion. el joven le refuta. -yo solo hablo un idioma: ceros y unos- con ese idioma , puedo robar su vida completa: identidad,dinero, sueños eroticos y sus mas grandes secretos. Asi de sencillo vi resumida la actual dependencia del mundo moderno por el procesador electronico o PC como se le conoce alrededor del mundo. menos mal que a mi se me ocurrio al salir del pre, estudiar programador y operador de computadoras antes de historia del arte,sino fuera una estadistica de desempleo; azi ba la siensia mi kerida amiga.

Anónimo dijo...

Mi alma que bueno esta esto!
Creo que llevas razon fijate. Para alla vamos sin remedio, pero mientras aca estamos que no seremos nosotros los que viviremos el asunto.
Siempre peinsa uno en estas cosas y cuando las lee, asi tan bien escritas y con esa coherencia tuya para decir, le encuentra un poco mas de sentido a la "vida".
Por eso abogo por vivir y nada mas. Eso de andarse agobiando es cosa de humanos con el cerebro lavado por tantaos siglos de costumbres y habitos y prejuicios y etc, etc, que llo hacen a uno dependiente de la casa, el carro, la ropa, el que diran y toda suerte de boberias que nada, absolutamente nada tienen que ver con la esencia de la vida y la mision misma de la raza humana. Ya lo mencionaste: la materia, ni se crea ni se destruye, solamente se transforma y en en esa esencia hay que detenerse. Pondre esto como publicidad de tu Blog en mi Facebook, es decir, en Centro Habana, para que todos lo disfruten que esta para chuparse los dedos.
Besos
Omar Mederos

Lázaro Buría dijo...

Que clara y sencillamente hablas de lo incomprensible.!Ni siquiera yo lo hubiera explicado mejor!

B

Malena dijo...

Eché una piedrita a esa profundidad y aún no escucho que toque fin. Vaya amiga, me dejas pensando en un sinfín de cosas y de temas, como para seguirlos rumiando durante el sueño, o mejor dicho, en el insomnio, que se produce al mantener la mente ocupada por las noches en reflexiones densas.
Por lo pronto dos comentarios:
1. Sí, el mundo se nos desplaza bajo los pies y nos empeñamos en mantenernos adheridos con veinte uñas a nuestra tabla salva-cordura. Los jóvenes tal vez miren con incredulidad el susto que nos provoca la vorágine de cambios que apenas si alcanzamos a comprender. Pero habrá cosas que permanezcan, la poesía será distinta, pero será, y las palabras quizá vuelvan, cuando se desgasten los nuevos ideogramas. Los productos sociales son procesos, como las conformaciones sociales mismas, pero los caminos no necesariamente son lineales, de hecho dicen que suelen ser en espiral (yo tengo mis dudas, creo que son caóticos y por eso vuelven una y otra vez a los mismos puntos). Un día escribí lo que pretendía ser un cuento (que seguro no es original), decía algo parecido a esto: "Cuando la humanidad descubrió que podía crear para stisfacer sus propias necesidades, sintieron miedo, y a la voz de máquinas del mundo uníos iniciaron su lucha. Se acercaba a grandes pasos la revolución artesanal.
2. Yo no hubiera puesto la acotación a aquello de que los hombres se han creído la cumbre de la creación divina. Feminista, al fin.

ME

Escombros Hablaneros dijo...

Y yo que creía que era un problema personal de mi computadora conmigo, después de tu artículo voy a ver si consigo tener más paciencia con ella cuando me roba un texto ya casi listo, jaaaaa

Anónimo dijo...

Querida Odette, yo que he tratado de aprender cuanto pueda de tecnología – después de graduarme en cibernética-matemática en Cuba-, pero que he decidido el hacer un Stop, pues aprender todo es imposible, y ahora, desempleado y viviendo en medio del campo, gracias a la misma tecnología, me permite vivir en contacto con la Civilización y todos mis amigos, te digo que ante tu “profunda descarga”, y emitiendo uno de esos sonidos “cool”, solo puedo decir …Wahoooo!!!!, cuanto abarcas en tus fuentes de conocimiento y como englobas en tu nueva entrega. No puedo menos que admirar como “juegas” con las palabras y el conocimiento, algo imposible ante las nuevas técnicas y desarrollo del lenguaje. Se podrá ser muy practico y ahorrar mucho de nuestro tiempo, pero lo que si estaremos seguro es que se pierde siempre un poco de nuestra existencia cuando pasamos a ser parte de un diagrama de puntos y signos.
Vivir por casi 15 años en USA me hace aprender un poco del “Pragmatismo Americano”, y es de que aquí todos somos “algo” y después americanos, es decir, Cubanoamericanos, mexicoamericanos, italoamericanos, newyorrican, etc, etc…., lo cual significa que nos agrupamos y desarrollamos de acuerdo a nuestros intereses y prioridades, es decir, que creo que todos los que crecimos y aprendimos a “sentir” en la vieja guardia, podremos entrar en conocimiento – o no-, de las nuevas técnicas de comunicación, pero que a pesar de ello, nunca dejaremos de admirar y sentir ante un hermoso y profundo poema, o cualquier marvillosa descripción y no habrá descripción en 1/0 que nos relate lo que un buen texto en perfecto lenguaje –cualquiera sea – pueda hacernos estremecer con los mismos adjetivos y términos con los cuales crecimos y nos hicieron soñar.
Con todos mi afectos…
Josecuba

rafa dijo...

Muy bueno, frondoso, cada rama es un escape, una llegada a otro ... ¡Eureka! que buen material de estudio.

Anónimo dijo...

Odette querida y admirada:

apuesto por los nuevos lenguajes. Y apuesto por ver mucho más allá... por eso también mi apuesta por los ciegos y sus múltiples posibilidades.

Un fuerte abrazo y como siempre, muy chido texto!

Gloria Pérez

Anónimo dijo...

no sólo de viejos, sino placer de muchos o de pocos, según el filtro con el que se mire y definitivamente el lenguaje no se destruye y sólo se transoforma, por eso aquí me tienes "bloggeando" en tu parque jejeje.
saludos
jetzabeth

Jorge Bousoño dijo...

ESPAÑA
ESTADO DE LA CLASIFICACION
parcial IV - miércoles 14 de octubre de 2009)
http://blogs.lainformacion.com/premiosbitacoras/

CATEGORIA: Mejor Blog Periodístico:
va en el lugar 21.- LA POLEMICA DIGITAL (Elaine) http://espaciodeelaine.wordpress.com/
en el 22.- BLOGGERS CUBA (comunidad)http://www.bloggerscuba.com/
CATEGORIA: Mejor Blog Cultural:
va en el lugar 73.- AlasCUBA (ElDuende)
http://alascuba.blogspot.com/

CATEGORIA: Mejor Blog Deportivo:
va en el lugar 20.- Mi camino es el Yoga (Raudelis)
http://rszyoga.wordpress.com/

CATEGORIA: Mejor Blog Educación:
va en el lugar 78.- El Rumor del Elefante (Boris)
http://rumordelelefante.wordpress.com/
en el 79.- CaféCRONOPIO.- (Bousoño)
http://cafecronopio.blogspot.com/
CATEGORIA: Mejor Blog Social / Medioambiental:
va en el lugar 92.- Parque del Ajedrez (Odette)
http://parquedelajedrez.blogspot.com/

¡¡¡ Podés echarles una mano VOTANDO por ellos en los Premios Bitacoras 2009 !!!

(abierta hasta el 30 de octubre, tu voto puede ser decisivo)

http://bitacoras.com/premios09/

Pina dijo...

Muy cierto, Odette.
Me recuerda una columna escrita por allá a finales de los 80, en la que un periodista hablaba sobre lo que perdurará en la magia que representa recibir una carta escrita de puño y letra por alguien.
Y decía que a pesar de todos los avances tecnólogicos o cibernéticos (por aquellas fechas no manejábamos el internet, al menos no la población mundial como lo hace ahora de manera cotidiana) nada superará el placer de recibir una carta física.

Muy bello texto que invita a la reflexión y se antoja como una excelente charla para los chavos de nuestros días.

MAMADOC dijo...

Pero los emoticones en menos de cinco años ya no harán mucha falta... habrán durado cuando mucho unos quince años ya que: así como hemnos ido de las pláticas por teléfono a los mensajes escritos por computadora... la escritura de los e-mails acabará por cederle su lugar una vez más, en gran medida, a la palabra... que al final, como todo... y menos mal... se las lleva el viento! Lo bueno de los mensajes escritos es no tener que escuchar sonar el teléfono ni que te interrumpan tu plácido estar fuera del alcance del "mundo"...